She gave me away.

One of the gifts God have me on our wedding day was my mother giving me away.

I have made so many mistakes in my life and as I get older God has shown me lessons through each of those mistakes, so now I call them lessons or opportunities to grow and mature.

Most of my life I didn’t know what I was doing with my life, I just navigated through it hoping to figure it out. I failed. Miserable.

Four years ago God found me, He took away the heart of stone and replaced it with flesh and gave me a new spirit. With that new heart so many things were exposed and God started to work in me. He didn’t shame me but He started to change me. Still is. Every single day.

Something I had always yearn for, my entire life was to have my beautiful biological mother in my life. To get to know her and be able to love her, as well as her get to know me.
For the past three years God has done something intimate and deep with our relationship. She came to the Lord tow years ago and we now have a closer relationship, we call each other and we text all the time.
It’s a bond I never dream to have. But, that’s what my Father God does.

On January 11th 2018 something out of a dream happened in my life. I got married to the love of my life, but also… my mother walked me the the isle and gave me away. Talk about emotional moments and nonstop tears. When I say “emotional” I’m not talking about that one moment emotion. No! It was years on years on years of so many mixed emotions. God mended our hearts.
To see her so excited and joyful, tears rolling down her face and hugging me none stop.
God always blessed me with women loving on me and for them I am grateful. However…I finally knew what it felt like to have that motherly love everyone always talked about. And yes, everyone was right when they said, “there is no love like your mothers love.”

As I walked up to the altar, before me I had the amazing husband God has blessed me with and next to me, there she was… the mother I always wanted and that bond I always dreamed of having with her.

I can’t express what January 11th will for ever mean to my heart. The healing that it brought, the love that was given back after years of the enemy trying to steal it away, the unity of families, the gospel being heart by many who had never heard it and the reconciliation.

This post if for you mom. I love you and I am so grateful for the wonderful woman God is shaping you to be. I am so proud of you, I am so proud of what you are allowing God to do in your life, I am proud to say you are my mother!

I love you.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Uno de los regalos que Dios me hizo el día de nuestra boda fue que mi madre me entregara.

He cometido tantos errores en mi vida y a medida que envejezco, Dios me ha enseñado lecciones a través de cada uno de esos errores, así que ahora los llamo lecciones y oportunidades para crecer y madurar.

La mayor parte de mi vida no sabía lo que estaba haciendo, simplemente navegué a través de ella con la esperanza de resolverlo. Fallé. Miserable.

Hace cuatro años, Dios me encontró, me quitó el corazón de piedra y lo reemplazó con carne y me dio un nuevo espíritu. Con ese corazón nuevo, muchas cosas quedaron expuestas y Dios comenzó a trabajar en mí. Él no me avergonzó, pero comenzó a cambiarme. Todavía lo es. Todos los días.

Algo que siempre había anhelado, toda mi vida fue tener a mi hermosa madre biológica en mi vida. Para llegar a conocerla y poder amarla, así como a ella llegar a conocerme a mi.
Durante los últimos tres años, Dios ha hecho algo íntimo y profundo con nuestra relación. Ella vino al Señor hace tres años y ahora tenemos una relación más cercana, nos llamamos y enviamos mensajes de texto.
Es un vínculo que nunca sueñe tener. Pero, eso es lo que hace mi Padre Dios.

El 11 de enero de 2018 sucedió algo de un sueño en mi vida. Me casé con el amor de mi vida, pero también … mi madre me acompañó a el altar y entregó. Hablo de momentos emocionales y lágrimas ininterrumpidas. Cuando digo “emocional” no estoy hablando de esa emoción de un momento. ¡No! Fue años tras años en años de tantas emociones mezcladas. Dios reparó nuestros corazones.
Al verla tan emocionada y alegre, las lágrimas rodando por su bello rostro y abrazándome no se detienen.
Dios siempre me bendijo con mujeres que me amaban y por ellas estoy agradecida. Sin embargo … finalmente supe lo que es tener ese amor maternal del que todos siempre hablaban. Y sí, todos tenían razón cuando dijeron: “no hay amor como el amor de tu madre”.

Mientras caminaba hacia el altar, tenía el increíble esposo con el que Dios me había bendecido y, junto a mí, allí estaba ella … la madre que siempre quise y ese vínculo que siempre soñé tener con ella.

No puedo expresar lo que el 11 de enero significará para mi corazón. La curación que trajo, el amor que se devolvió después de años de que el enemigo intento robarlo, la unidad de las familias, el evangelio al corazón de muchos que nunca lo habían escuchado y la reconciliación.

Esta publicación es para ti mamá. Te amo y estoy muy agradecido por la mujer maravillosa en la cual Dios te está moldeando para ser. Estoy orgulloso de ti, estoy orgulloso de lo que estás permitiendo que Dios haga en tu vida.

¡me enorgullece decir que eres mi madre!

Te quiero.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s